El entorno doméstico en tiempos de Corona

Ha tenido que llegar una pandemia para dejar al descubierto los dos pilares de la sociedad. La sanidad y la educación.

Mientras que la mayoría de los sectores profesionales se han visto obligados a detenerse en seco, docentes y sanitarios trabajamos a destajo por mantener la vida fluyendo. En casa yo soy docente, mi pareja trabaja en el mundo de la salud. Compaginamos entre 6 y 8 horas de tele-trabajo al día con un bebé de 11 meses y un perro de 6 años. Por supuesto hay que mantener la casa y, más importante, mantener el amor que hace que cada día amanezcamos felices y con entusiasmo.

Como el resto de ciudadanos del mundo, no estábamos preparados para esto. Ni lo estaban las empresas con las que trabajamos, ni nuestros pacientes, ni nuestros alumnos. Pero estamos saliendo adelante, estamos adaptando toda nuestra vida a lo que “nos ha tocado vivir” porque los seres vivos tenemos esa habilidad escondida llamada “adaptación”. Porque podemos moldear nuestros hábitos en pro de nuestra supervivencia como especie.

En mi trabajo como docente, el espacio del aula se ha diluido, y ahora cada estudiante utiliza el espacio doméstico como núcleo de aprendizaje en el que me ven a través de una pantalla. Os animo a que cuidéis de vuestro entorno de trabajo, y os comparto algunos consejos:

  • Si has de seguir las clases/estudiar en tu habitación, procura sentarte sin ver la cama. Idealmente has de tener una ventana frente a tus ojos.
  • Recomiendo que a través de esa ventana tengas acceso visual a plantas, árboles, el mar o el cielo. Si vives en una urbe y no tienes un alféizar en el que apoyar unas plantas, puedes poner unas pegatinas o dibujarlas tú misma con rotuladores.
  • Asiento ergonómico, fundamental. Si no dispones en cada de una silla que se adapte a tu cuerpo utiliza algún cojín y recuerda cambiar de postura cuando lo necesites. Recuerda piensa en el arte de sentarse.
  • Mantén el espacio limpio y ordenado. Haz tu pequeño tributo a Marie Kondo

AnaMombiedro_Educación_Corona.jpg

  • Si no te molestan las esencias, durante las horas de clase conecta un ambientador suave con un olor agradable. Te acompañará durante el estudio.
  • Mantén tu cuerpo hidratado y vitaminado. Una botella de agua y algo de fruta/frutos secos ayudarán a tu rendimiento.
  • Cuida la exclusividad. Idealmente, este “aula doméstica” ha de permanecer inmutable, con tu organización como más te convenga, de manera que si tienes que levantarte y dejar una tarea “a medias” puedas retomarla cuando estimes oportuno sin necesidad de tener que recoger todo el tenderete.
  • Sigue un horario… sin grandes metas. Para alcanzar objetivos muy ambiciosos es necesario ir pasito a pasito (para no caer en la ansiedad de todo lo que “tengo” que hacer para poder llegar hasta “ahí”). Nosotros somos responsables de nuestros límites, y estableciendo pequeñas metas a diario es cómo se consiguen los grandes resultados.

 

Mando mucho ánimo a todos los que, como nosotros, estamos desbordados de trabajo durante este confinamiento. Quizá la vida no volverá a ser igual en un futuro cercano, pero recuerda, nuestra capacidad de adaptación hará que, sea cual sea la circunstancia, podamos salir adelante.

Y quizá también sea un buen momento para formar un partido político… pero eso lo dejo para otro momento.

¡Cuidaos mucho!

Ana

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s